jueves, 12 de febrero de 2009

Australia: la historia de Sam

Desde hace unos días me vengo acordando de mi familia australiana. Siempre lo hago cuando escucho noticias de allí, sean buenas o malas. Pero cuando son malas, como en este caso, y además soy consciente de que les pilla relativamente cerca, me preocupo.

Los incendios que actualmente están devastando el sur de Australia quedan relativamente cerca del pueblo donde residen mis tíos, Wagga - Wagga. Hoy le he dejado un mensaje a mi tía en el Facebook, y espero que me conteste para decirme que están todos bien.

Esta tragedia ha dejado tras de sí un rastro de muerte y destrucción que no se borrará de su recuerdo. Pueblos enteros han desaparecido pasto de las llamas, y se calcula que las víctimas mortales serán más de 200. Una tragedia que afecta de igual manera a la naturaleza de la zona, pues los bosques han ardido completamente y la fauna de la zona se ha visto seriamente afectada.

Sin embargo, hasta en las historias más amargas hay lugar para pequeños rayos de luz. Pequeños cuentos que vienen a llenarnos de esperanza, y que se convierten en un símbolo de que todo irá a mejor. Los australianos lloran, pero entre sus lágrimas ha asomado una leve sonrisa al escuchar la historia de Sam y Bob.

Las llamas han devorado el que fuera el hogar de la pequeña koala Sam. Asustada, dolorida, con sus pequeñas patitas heridas por el fuego, Sam huía de las llamas hasta que finalmente se abrazó a un árbol. Allí la encontró Dave Tree, un bombero voluntario, quien se acercó lentamente hasta ella, y le tendió la mano. Una mano que ella aceptó. El video del momento en el que Dave se acerca hasta Sam, dándole agua de beber con una botella de plástico, ha sido uno de los más vistos en Youtube y ha conmovido a toda Australia.

Ahora Sam se recupera en un refugio para animales salvajes, donde ha conocido a Bob, quien también ha sido rescatado de las llamas. Ambos se han hecho inseparables, compartiendo desde entonces abrazos y mimos. Sam tiene quemaduras de segundo grado en sus patitas, por lo que se prevee que su recuperación tarde unos siete u ocho meses. Bob sin embargo ha tenido más suerte, y sólo tiene quemaduras de tercer grado, por lo que se espera que en cuatro meses pueda ser devuelto a su hábitat natural.

Dejo el video para que también vosotros podáis disfrutar de éste momento:


4 comentarios:

Wizzy dijo...

bienvenidos a la semana tematica de rescate de animales.

que majete el koala, el pobre estaba deshidratado, esperemos que seponga bien de las patitas, es el ceporrin australiano

Carlos dijo...

Qué historia la del pobre koala Sam...

por cierto Su, no sabía que tenías familia en Australia!!!! Wow! Espero que estén todos bien

Un besote, nena

Salva dijo...

Q lastima la verdad, pobres animales, estos desastres dan mucha penita.
un saludo ;)

Indil Amh Shere dijo...

Carlos, confirmado que están todos bien ;) Hable con mi tía por el Facebook y a parte de la pena por la tragedia, y el humo que han tragado (están a sólo 3 horas de los incendios), están todos bien.

Es una pena Salva. Ellos están indefensos y padecen de forma indecible estas atrocidades, que no entienden. Claro que ante salvajadas como éstas, ni siquiera los humanos podemos entenderlo, a pesar de nuestra capacidad de razonar. Ojalá se pudran en la cárcel esos piromanos!

Bsotes ;)