sábado, 3 de febrero de 2007

¿Por qué luchamos?


Me preguntó por qué luchamos porque hace tiempo que no encuentro respuesta. Solía pensar que la Paz era el objetivo final. Que pese a la diferencia de opiniones, todos luchábamos por lo mismo, fuera cual fuese nuestra opción política. ¿Más allá de izquierdas o derechas, en el fondo no somos todos humanos? Nadie puede poner en duda nuestra "especie humana", pero yo he llegado a poner en duda nuestra "humanidad".

Muchas veces he preferido omitir opiniones sabiendo que podrían malinterpretarse. Sobre todo si aquél que las lee, o escucha, deseara hacerlo. Pero hoy voy a ser muy clara, porque creo que no puedo guardar más tiempo todo lo que bulle en mi interior.

Desde hace mucho tiempo defiendo dos posturas que a mi entender son totalmente excluyentes. Y eso me hace vivir en cierto "conflicto interno". La primera de ellas es que soy de izquierdas, por más que les pese a muchos. Orgullosa de ser comunista marxista. De odiar todo lo que huele a dictadura. De amar al Ché, a Salvador Allende, a Victor Jara, a Silvio... Siempre he dicho, muy orgullosa de ello, que "Yo nací comunista".

La segunda de ellas, sin embargo, ha sido inculcada en mí poco a poco y casi sin darme cuenta. Me rebelo en cierta manera. Intento asociarlo a la idea izquierdista del federalismo, aunque a fin de cuentas sé que no es del todo cierto. El nacionalismo vasco se me ha inculcado a lo largo de los años, y cada día se afianza con más fuerza en mí. Soy de Bilbao, porque como decimos allí, el bilbaíno nace donde le place. He vivido en Bilbao durante la mayor parte de mi vida, y pese a ello, fuí de izquierdas. De mis clases de Ciencias Políticas recuerdo perfectamente las teorías del nacionalismo, y cómo se crean las Identidades Políticas. Siempre hago referencia a la confrontación del ellos-nosotros.

Pero soy consciente de que ambas opciones políticas son excluyentes, por más que algunos defiendan lo contrario. ¿Y ahora qué hago? Pues buscar sobre todo los puntos de unión de ambas posturas.

Hoy he leído la nota enviada por el Foro de Ermua convocando a la manifestación de mañana. No he conocido en mi vida asociación más vergonzosa que esa, repleta de trepas que utilizan el dolor para progresar en la vida. He conocido a alguno en persona. Como la Sra Edurne Uriarte, que utilizó un atentado contra su persona para conseguir una Cátedra de Ciencia Política. ¿Triste verdad? Sobre todo porque aquél atentado podía haber acabado no sólo con su vida, sino con la de muchos otros, alumnos como yo, que nos encontrábamos allí por aquél entonces. ¿No nos convierte eso también en víctimas del terrorismo igual que a ella? Vaya. Quizás si me lo hubiera planteado antes, le hubiera podido sacar algún rendimiento también... ¿Quizás todavía esté a tiempo? ¡Qué dilema...! Lástima que mi ética no me lo permita.

Pero analicemos esta nueva convocatoria:
1.- Debemos aprender de nuestro pasado que ETA no pone en riesgo la paz, sino la libertad y que cuando se ha hablado de “proceso de paz” para referirse al diálogo con los asesinos, se ha utilizado un término engañoso; España no está en guerra: no volvamos a repetir este error.
Pedimos que no se hable de paz, cuando lo que se requiere es un proceso de libertad y de aplicación de la ley, para que haya justicia.

Vaya, o sea, que no hay que hablar de paz. Bueno, ya nos vamos entendiendo. No luchamos por lo mismo, y a partir de ahí, ya no puede haber punto alguno de encuentro. Vaya, España no está en guerra... ¡Pedazo descubrimiento! Afortunadamente esto no es una guerra. Pero no es la guerra la única forma de romper la paz, señores. A la gente sensata, nos da igual que se llame "proceso de paz" o "proceso de perros verdes". A la gente sensata, lo único que nos importa es el objetivo. ¿Quieres llamarlo paz, libertad o sueño? Llámalo como te de la real gana. Pero claro, como no buscamos la paz, sino la confrontación, pues aquí está este primer punto con una petición tan ridícula como ellos.
2.-Debemos aprender de nuestro pasado que las víctimas del terrorismo que dicen “no a la negociación” no hacen partidismo, sino que defienden los principios y valores por los que muchos de ellos se han convertido en víctimas. No se han politizado como víctimas, sino que precisamente los han convertido en víctimas, en su mayoría, por sus posturas políticas o personales frente a ETA o frente al nacionalismo o por su entrega en defensa del Estado de Derecho. Por eso ha sido una equivocación establecer diferencias entre las víctimas y olvidar las peticiones de las asociaciones que mayoritariamente las representan. No volvamos a repetir este error.
Pedimos que se respete y escuche la opinión de las víctimas, sin estigmatizarlas y sin acusaciones de politización que sólo vienen a hacer más profunda la herida que les ha dejado el terrorismo, ya que se les supone incapaces de tomar mantener opiniones o tomar decisiones al margen de los intereses de los partidos políticos. Seamos solidarios con todas las víctimas de ETA, hoy especialmente con Carlos y Diego, por la cercanía de su asesinato, pero con todas las anteriores también.
Este punto lo retomaré más adelante, enlazándolo con otro. Creo que se comenta casi por sí sólo. No obstante, resaltaré lo evidente. Como dice la canción, "No es lo mismo". NO es lo mismo que alguien se convierta en víctima por defender un ideal político, a que alguien saque provecho político de esa víctima. No es la víctima la que se "politiza", señores. Son los demás los que lo hacen, exhibiendo su dolor y buscando la adhesión a su idea política en base a la pena. Como seres humanos, siempre nos ponemos en el lado del más débil. Así debería ser también en éste caso. ¿No sería más provechoso preguntarse por qué hay gente que no se pone en ese lugar e intenta desmascarse de todo lo que representa? Gente normal, que no apoyamos la violencia, intentamos por todos los medios alejarnos del circo de miseria que tienen montado. Porque a fin de cuentas, eso es lo que tienen entre manos. Un circo.
Que las víctimas del terrorismo digan "No queremos negociar", lo puedo entender. Es totalmente razonable, en su situación, no querer hacerlo. En ellos debe hacer mucho dolor, y miedo, e ira, y rabia. Son sentimientos totalmente comprensibles. ¿Pero debemos el resto de los españoles dejarnos llevar por éstos sentimientos? ¿O quizás deberíamos ayudarlos a superarlos, y superar entre todos esta situación, aunque sea con algo tan "absurdo" como el diálogo?
3. Debemos aprender de nuestro pasado que las mal llamadas treguas de los terroristas no son más que una parte de su estrategia terrorista, una pieza lógica y esencial de su proyecto para imponer su voluntad por medio del terror y obligar al Estado a sentarse a negociar bajo amenaza. Ha sido una equivocación responder a esa estrategia con ofertas de diálogo o modificaciones de la política antiterrorista: no volvamos a repetir este error.
Pedimos el compromiso firme para no volver a modificar jamás la actitud y las medidas contra ETA porque ésta decida declarar una tregua. Sólo el anuncio incondicional del abandono inmediato y definitivo de las armas y de toda la actividad terrorista, acompañado de hechos que lo acrediten con absoluta seguridad, deberá valer para los demócratas.

Este punto es increíble. Se lo recuerdo, señores. El comunicado de ETA, ésta vez al menos, no hablaba de tregua, sino de "alto al fuego indefinido". Pero además añado. Estos días hemos visto de nuevo que en Irlanda, despues de tantos años, todavía siguen verificando el desarme del IRA. ¿Cuántos años han pasado desde que el IRA anunció que abandonaba la lucha armada? Ya ni me acuerdo. Y aún así, todavía siguen desarmándose. Pero no. El Foro de Ermua es más chulo que un ocho, y siendo tan listos como dicen que son, piden el abandono "inmediato" de las armas. Ah, y la comprobación con "absoluta seguridad". Me daría la risa si no fuera un tema tan serio.
4. Debemos aprender de nuestro pasado que no hay nada que negociar con ETA. En primer lugar porque no hay espacios legítimos entre la Democracia y el proyecto liberticida de la banda. Y en segundo lugar porque los intentos de diálogo no son gratuitos: sirven para legitimar a los terroristas, para hacerles concebir esperanzas y para que puedan recomponer sus fuerzas y animar a sus bases; la política de hacer, prometer o insinuar concesiones no logra, como se ha visto, más que fortalecer a los terroristas. Por eso la negativa a cualquier diálogo o negociación es el único camino para que pierdan toda esperanza de conseguir ninguno de sus objetivos y se extienda así entre sus filas y simpatizantes la desmoralización. Una desmoralización que acelere la degeneración y consiguiente derrota de ETA y la conquista de la libertad. Frente al fascismo de ETA no cabe más alternativa que la firmeza democrática, la movilización ciudadana y la persecución judicial y policial. Por eso, cuando se han abierto escenarios de negociación con la banda, se ha tomado el camino equivocado: no volvamos a repetir este error.
Pedimos que se rechace cualquier tipo de diálogo o negociación con ETA y que se apueste por su derrota con todos los instrumentos del Estado de Derecho.
Este es el punto más ridículo de todos. Remarco. FRENTE AL FASCISMO DE ETA, NUESTRO PROPIO FASCISMO, Y OLÉ. Es más o menos lo que viene a decir. Ah, y la frase más importante: "el proyecto liberticida de la banda". Señores, "liberticida" según la Real Academisa significa "que mata o destruye la libertad". Díriase que se refieren a sus actos terroristas. Pero no caigamos en ese error. Este término lo aplican, a sabiendas, a su proyecto político. Es decir, consideran que su proyecto "independentista", asesina la libertad. Un proyecto que se basa en la propia libertad de los vascos. Ese proyecto, no es un proyecto de esa banda. Es un proyecto que comparten muchos vascos. Vascos que no comparten sus métodos, que están en contra de su violencia. Este es el punto más importante de todos, porque realmente es el define al Foro de Ermua, y a todos los que lo rodean. Dicen no estar en guerra, pero se niegan a negociar. Dicen no estar en guerra, pero su lema es "desmoralizar al enemigo". Dicen no estar en guerra, pero aún así, buscan el enfrentamiento entre dos posturas políticas buscando derrotar al otro por medio de la fuerza.
Citaré al respecto la definición de "Poder Político", tal como lo definió la Sra Edurne Uriarte en sus clases de Ciencia Política. Poder Político: aquél que se sirve de la fuerza, ya que el poder político es el único legitimado para hacer cumplir por la fuerza las leyes del Estado.
¿Repetimos que no es lo mismo? No es lo mismo utilizar la fuerza legítima del Estado para luchar contra el terrorismo, que aprovechar esa fuerza para luchar contra una idea política, sólo porque ésta idea sea contraria a la propia.
5.- Debemos aprender de nuestro pasado que la unión de las principales fuerzas políticas de España en una política antiterrorista sustentada sobre bases claras y de firmeza, apostando por la derrota de ETA y contra la negociación, es el mejor camino para reducir a los terrorista a la incapacidad y marginalidad y conseguir, finalmente, su derrota y el triunfo de la libertad. La ruptura del Pacto por las Libertades y Contra el Terrorismo fue una equivocación: no volvamos a repetir este error.
Pedimos la recuperación del Pacto de Estado por las Libertades y contra el Terrorismo en toda su integridad. Pedimos unidad en la lucha antiterrorista basada en unos principios conocidos y claros que eliminen del horizonte cualquier posibilidad de negociación o final dialogado con la banda.
Precisión en los términos, solidaridad y respeto a las víctimas, unidad en la firmeza y en la defensa de la libertad y la Constitución, rechazo explícito y contundente de toda negociación, abandono de cualquier horizonte de final dialogado de ETA y compromiso para obtener su derrota con todos los medios del Estado de Derecho. Ésas son nuestras peticiones y nuestras democráticas exigencias.
El criminal atentado de ETA en la T4 de Barajas exige una respuesta ciudadana y popular masiva, como la que ejemplarmente protagonizó la sociedad española tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco. Como entonces se puso de manifiesto, sólo una multitudinaria respuesta social de este tipo –capaz de desbordar y superar las divisiones y los recelos partidistas– tiene la fuerza necesaria para combatir a los terroristas, sus cómplices y quienes los amparan, los financian o los justifican. Exigimos a todas las fuerzas políticas democráticas que se unan a la inmensa mayoría de los españoles para llevar a cabo esta urgente tarea. Quienes se opongan a este camino de unidad y firmeza asumirán una gravísima responsabilidad ante la sociedad española.

Aquí vuelvo a enlazar con el punto 2. Por favor, por lo que más queráis. Dejar de utilizar a Miguel Angel Blanco. Muchos de nosotros nos manifestamos por su libertad, por su vida. Muchos de nosotros lloramos entonces, y compartimos el dolor de su familia. Muchos de nosotros vimos en él un símbolo, sobre todo porque descubrimos que juntos, podíamos mucho más que los terroristas. Pero hoy por hoy, lo habéis utilizado tantas veces para conseguir votos, que sentimos vergüenza ajena.
Cuando Miguel Angel Blanco fue asesinado, pensé, y creo que muchos más lo pensaron también, que la sociedad española y la vasca habían llegado a un entendimiento y a una unidad por encima de todo lo que las separaba. Apenas poco después ETA volvió a matar, ésta vez en Santutxu a un Guardia Civil, o un Policía, no recuerdo, la verdad. Y de nuevo, volví a manifestar mi repulsa frente a éste acto. ¿Y sabéis que? Me sentí sóla. Porque de esa víctima, no había rédito político del que beneficiarse. Y claro, no importaba. Y comprendí entonces cómo había sido utilizada, como muchos otros, en función de una idea política. Y que no importaba tanto Miguel Angel, como víctima, sino lo que representaba para el PP como ventaja política. Y ese mismo día, me prometí a mí misma que nunca más iría a una manifestación por las víctimas del terrorismo. Y doy fé de que he cumplido mi promesa.

Ah, pero ahora, analicemos los lemas que se van a lanzar en la manifestación de mañana:
- RENDICIÓN EN MI NOMBRE NO.
- NEGOCIACIÓN EN MI NOMBRE, NO.
- NEGOCIACIÓN ES CLAUDICACIÓN.
- NEGOCIAR ES CLAUDICAR.
Porque para estos pequeños cerebros, dialogar es rendirse.
- A QUIEN VUELVA A NEGOCIAR, NO LE VAMOS A VOTAR.
Porque claro, un cerebro pequeño es igual a una memoria pequeña. Se deben haber olvidado de las negociaciones del PP.
- NUNCA MÁS VOLVER A NEGOCIAR.
- QUE BARBARIDAD, QUE BARBARIDAD, PONEN UNA BOMBA Y QUIEREN NEGOCIAR.
Claro, porque son unos ignorantes. Ni siquiera recuerdan que uno de los atentados más graves del IRA tuvo lugar precisamente durante su proceso de Paz.
- CONSTITUCIÓN Y NO NEGOCIACIÓN.
Vaya, si es que ahora el diálogo es inconstitucional. A ver si va a tener razón ETA, y lo que hacen ellos es lo constitucional... (leáse la ironía).
- ESTOS PRESOS SON ASESINOS.
Una verdad como una casa. Por eso están en la cárcel. Si todavía se habrán quedado extenuados después de haber llevado a cabo semejante razonamiento.
- JOSU TERNERA, TU SITIO ESTÁ EN LA TRENA.
Si bueno, igual que la anterior. Si es que todavía deberíamos darles el Nobel de Física.
- ETA Y BATASUNA SON TODO UNA.
Que más quisieran ellos. Y si pudieran meter a EA, PNV, CIU, BNG, ER y cualquier otro partido nacionalista en la lista, también lo harían.
- SIN PISTOLAS NO SON NADA.
Vaya, que listos. ¿Pero quereis que dejen las pistolas o no?
- QUE VUELVA, QUE VUELVA, EL ESPIRITU DE ERMUA.
No puede volver, está muerto. Os lo habéis cargado vosotros mismos, dicho sea de paso.
- VASCOS SI, ETA NO.
Claro, porque también hay vascos en las víctimas... y muchos. Sino habría que ver cómo cambiaba esa frase.
- ESPAÑA UNA Y NO 51.
¿51? ¿Os referís a las provincias? ¿Todavía no sabéis que España se divide antes en Comunidades Autónomas? Joe, si es que puestos a dividir España, por lo menos hacerlo bien. Ah, vale, que era una exageración. A ver si entendemos, que sí, España siempre habrá sólo una. Sólo que además de una España, puede haber una Euskadi. Ni que después de todo le fueran a poner el nombre de España también...
- ESPAÑA UNIDA JAMÁS SERÁ VENCIDA.
Ojalá Quilapallún tuviera algo que decir respecto al uso de su canción en una frase tan franquista.
- ETA CANALLA, ESPAÑA NO SE CALLA.
Aprovecho ésta para recordaros que no sois España, sólo una parte de su ciudadanía. España somos más.
- OTEGI, CANALLA, NAVARRA ES ESPAÑA.
Y el resto no lo es? Y no será Navarra lo que quiera ser?
- LA HISTORIA NO ENGAÑA, EUSKADI ES ESPAÑA.
Por favoooooooooooooooooor!!! Que les enseñen historia!!!! Pandilla de ignorantes...
- ZAPATERO, LAS VÍCTIMAS PRIMERO.
Primero de qué?
- NO ESTAIS SOLOS, ESTAMOS CON VOSOTROS.
Supongo que con las víctimas. Con nadie más.
- QUEREMOS VENCEDORES Y VENCIDOS.
Vaya, ¿no habéis pensado que con tanta muerte, ya no puede haber vencedores? Todos hemos sido vencidos...

Bueno, no me merece ya la pena seguir. Estoy cansada. ¿Vencida? Nunca!!! Sólo sé que cada vez que veo a esta gente en televisión, o en internet, cada vez que oigo a Rajoy o a cualquier representante del Foro de Ermua delante de una fotografía de Miguel Angel Blanco, siento que estamos más lejos de la paz, y de la libertad. Sobre todo porque a ésta gente sólo le importa la suya. Los demás les importamos más bien nada.

1 comentario:

Carlos dijo...

EL ARTE DE LA VENTAJA
Libro virtual para descargar en

http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

Manual práctico para sobrevivir con astucia en el mundo. Lo que te han contado no es suficiente para triunfar: los conocimientos de este libro se aplican de forma inmediata con resultados excelentes.

Mas libros en
http://www.personal.able.es/cm.perez/